23-01-2022
HomeOpiniónLa revolución de la NFT a la luz del caso de Pulp Fiction

La revolución de la NFT a la luz del caso de Pulp Fiction

Un rasgo que le atribuye valor a una obra es su carácter único. Cualquiera puede comprar una lámina de “Las Meninas” de Diego Velásquez y ponerla en la pared de su casa. Sin embargo, solo el Museo del Prado puede tener como tal el original de “Las Meninas” pintado por Velásquez en 1656, el que tiene una valoración inestimable. Lo mismo ocurre con el disco “Once Upon a Time in Shaolin” de Wu-Tang Clan respecto del cual solo existe 1 ejemplar físico y que recientemente fue vendido en 4 millones de dólares en criptomonedas. Como señalamos, es la “unicidad” de la obra lo que incrementa su valor en el mercado. Ese rasgo tan característico ha sido sometido a prueba en el entorno tecnológico actual a través de lo que se conoce como NFT.

¿Qué es un NFT? Un NFT (“non fungible tokens”) son archivos virtuales sin la materialidad de una pintura o una escultura, por las que se pagan cifras elevadas. Se identifican mediante un archivo digital inviolable, un enlace que genera un contrato digital blindado con la tecnología blockchain, que garantiza a su comprador la autenticidad y la propiedad de una obra en un entorno digital. Es un activo digital “inimitable” que se puede comprar y vender como cualquier otro. Operan como certificados de propiedad de activos virtuales con identificadores electrónicos que certifican la autenticidad de una obra única.

Existen plataformas especializadas en subastar este tipo de activos intangibles, tales como: Nifty Gateway, MakersPlace, OpenSea y galerías virtuales como Decentraland o Cryptovoxels. Uno de los hitos más destacados de este tipo de activos fue «Everydays: The First 5000 Days» del artista Mike Winkelmann, rematado por unos $172,000 dólares. De igual manera, el fundador de Twitter, Jack Dorsey, vendió su primer tuit en la red por 2,5 millones de euros. En septiembre, Sotheby’s marcó otro hito al vender por casi 21 millones de euros la serie “Bored Ape Yacht Club”, un “lote” de 101 monos aburridos, con gafas de sol y estrafalarios sombreros en infinitas variaciones. De igual forma, la cantante Grimes vendió una colección de obras digitales por más de $6 millones de dólares.

Ahora bien, yo podría ir al sitio web del artista  Mike Winkelmann o buscar en Google su cuadro, descargar la imagen y usarla de fondo de pantalla. Sin embargo, no sería la imagen “original”. Cualquier usuario podrá descargar la imagen, con la resolución adecuada, ser idéntica en todos los aspectos, pero no será el original. El original se diferencia por una anotación en la cadena de bloques de Ethereum. Que no afecta a su aspecto ni a ninguna de sus características, salvo a una: el inmenso valor que tiene para quien esté dispuesto a pagarlo.

Desde luego, esta técnica reviste algunos desafíos en materia de derechos de autor. Por ejemplo, ¿cómo se puede revertir una vulneración de la propiedad intelectual en NFT considerando que uno de sus principios es la inmutabilidad?

La popularidad que han alcanzado los NFT ha hecho que incluso Quentin Tarantino haya anunciado que subastaría contenido inédito de la película “Pulp Fiction” (guiones sin editar, siete escenas inéditas y comentarios del director) en formato NFT. Sin embargo, el titular de la obra cinematográfica -la productora Miramax- ha demandado a Tarantino en el Tribunal de Distrito de California Central por infracción al derecho de autor, porque al igual que en Chile, el titular de una obra cinematográfica no es el director, sino el productor que en este caso es Miramax. Amén de lo anterior, existe una infracción contractual dado que Tarantino habría cedido sus derechos a Miramax en 1993, incluido los derechos necesarios para los “secretos” de la película que pretende vender. Por su parte, los abogados de Tarantino arguyen que en el contrato existía una cláusula en que el director se reservaba el derecho de publicar su guion original.

Como sea, el formato NFT está revolucionando el mundo del arte, prueba de ello es que el mismo disco “Once Upon a Time in Shaolin” de Wu-Tang Clan, del que solo existe 1 ejemplar físico (habiéndose destruido todos los registros digitales usados en su grabación) fue vendido en 4 millones de dólares al colectivo de NTF PleasrDAO. Los tiempos cambian y los soportes digitales del arte también, con ello, surge un mundo de nuevos desafíos.

Comparte el contenido:
Etiquetas de Publicación
Escrito por

Director de Magliona Abogados. Abogado, Universidad Adolfo Ibáñez. Postgrado en Derecho Privado, Universidad Adolfo Ibáñez. Diplomado en Propiedad Intelectual, Pontificia Universidad Católica de Chile. International Professional Summer Program Understanding U.S. Intellectual Property Law en Stanford University. HarvardX, Harvard Law School, junto con el Berkman Klein Center for Internet and Society, CopyrightX.