22-06-2024
HomeOpiniónTic’s, IA y juez (robot)

Tic’s, IA y juez (robot)

En la era de la tecnología, la Inteligencia Artificial (IA) se presenta como la nueva panacea para los problemas de la justicia.

La ilusión de encontrar en los algoritmos una solución rápida y eficaz seduce a no pocos (“el algoritmo es mi pastor”).

Pero ¿no es acaso una paradoja renunciar tan pronto a la aspiración de una justicia con rostro humano?

En el afán de abrazar lo nuevo (por nuevo, y sin siquiera conocerlo en profundidad y sus consecuencias), olvidamos que juzgar es una de las expresiones más humanas que poseemos, donde intervienen una serie de factores indisponibles para la IA, que de inteligencia tiene poco y de programación por alguno mucho.

Insisto: la complejidad del acto de juzgar implica factores que la IA, por ahora, no puede abordar. En este proceso se entrelazan emociones, contextos culturales y matices que van más allá de la lógica binaria de un algoritmo.

¿Cómo pretender que una máquina comprenda la profundidad de las motivaciones humanas o la complejidad de la moral?

Mientras nos sumergimos en la fiebre de adoptar jueces robotizados, olvidamos que aún no hemos superado eficientemente las audiencias por zoom, plagadas de problemas técnicos diarios.

¿Es sensato entregarnos a esta nueva moda cuando ni siquiera hemos avanzado en aspectos básicos de la justicia virtual?

Además, resulta vergonzoso constatar que la justicia de primera línea, como la de la policía local, permanece anclada en el siglo XIX.

En este afán por abrazar la modernidad, no perdamos de vista la esencia misma de la justicia: un acto humano que demanda comprensión, empatía y discernimiento. La tecnología puede ser una herramienta valiosa, pero no debemos caer en la ilusión de que reemplazará la complejidad inherente a la condición humana.

La IA allí donde puede servir para despejar el factor humano de funciones repetitivas y permita a los jueces a lo complejo.

Comparte el contenido:
Escrito por

Abogado y Académico Universidad de Talca, Doctor en Derecho Procesal Universidad Complutense de Madrid.