26-02-2024
HomeOpiniónLos jueces no son autómatas ni se adquieren por Ali Express

Los jueces no son autómatas ni se adquieren por Ali Express

Los jueces son seres humanos y, como tales, están sujetos a influencias y presiones al tomar decisiones. Estas influencias pueden provenir de diversas fuentes, incluyendo las circunstancias del caso en particular y la presión de los medios de comunicación.

Las circunstancias del caso pueden afectar la forma en que los jueces ven y deciden un caso. Por ejemplo, si un caso involucra una víctima vulnerable o un delito violento, el juez puede sentirse más inclinado a condenar al acusado.

Además, la presión de los medios de comunicación puede influir (en ciertos casos especialmente mediáticos) en la forma en que los jueces ven y deciden un caso. Los medios de comunicación pueden presentar el caso de una manera que favorezca una determinada posición, lo que puede afectar eventualmente la forma en que los jueces ven y deciden el caso. Por ejemplo, si los medios de comunicación presentan al acusado como un tipo muy peligroso, el juez o los jueces puede estar más inclinado a condenarlo, aún a pesar del exigente (más allá de toda duda razonable) estándar probatorio vigente en materia penal.

Los jueces también pueden ser influenciados por sus propias experiencias y prejuicios (son humanos). Si un juez ha tenido una mala experiencia en el pasado con un tipo particular de delito o acusado, es posible que tenga una predisposición negativa hacia ese tipo de caso o acusado en el futuro. Del mismo modo, si un juez tiene ciertos prejuicios o sesgos, estos pueden afectar su capacidad para tomar decisiones objetivas y equitativas. Huelga apuntar que en estos casos podría inhabilitarse.

Sin embargo, lo importante es destacar que los jueces están obligados a tomar decisiones objetivas y basadas en los hechos del caso en cuestión, sin dejarse influir por presiones externas o internas. Por algo están ejerciendo una de las funciones más importantes de la República, la función jurisdiccional. Para asegurar la imparcialidad y la equidad en el proceso judicial, se han establecido normas de inhabilidad y estándares éticos que los jueces deben cumplir.

Como sea, aunque los jueces están sujetos a influencias y presiones al tomar decisiones, es importante que se mantengan imparciales y basados en los hechos del caso en cuestión y aplicar con acierto el derecho. Los jueces deben ser conscientes de sus propios prejuicios y sesgos y tomar medidas para asegurar que estos no afecten su capacidad para tomar decisiones justas y apegadas a la ley. Al final, la integridad y la imparcialidad son fundamentales para mantener la confianza del público en el sistema judicial y asegurar una justicia efectiva y equitativa para todos.

Comparte el contenido:
Etiquetas de Publicación
Escrito por

Abogado y Académico Universidad de Talca, Doctor en Derecho Procesal Universidad Complutense de Madrid.